APRENDIENDO A VIVIR CON UNA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Objetivo de la reunión sostenida en el Hospital de Rengo para pacientes que padecen enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa.

Compartir experiencias de vida, conocer a otras personas con la misma patología y fomentar la red familiar, fue el propósito de la reunión para pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal que pertenecen a la microárea de la Carretera de la Fruta en la Sexta Región, en el marco de una actividad organizada por el Servicio de Gastroenterología del Hospital Ricardo Valenzuela Sáez de Rengo y que convocó a cerca de 20 personas. 

“El encuentro de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, es una positiva ocasión para reunirse y compartir experiencias que ayuden desde lo sicológico a sobrellevar de mejor manera la enfermedad. Esta iniciativa pretende fundamentalmente generar conciencia, entregando algunas recomendaciones tanto a las familias como a los propios pacientes, con el objeto de que mejoren su calidad de vida”, destacó el director del Hospital de Rengo Osvaldo Pontigo.

Sobre la incidencia de la enfermedad inflamatoria intestinal, el jefe del Servicio de Gastroenterología del recinto hospitalario de Rengo, Dr. Juan Carlos Orozco señaló que “son enfermedades poco conocidas que están aumentando a nivel mundial y nacional. Actualmente, existen tanto médicos como pacientes que desconocen las patologías, por lo tanto necesitamos como hospital que se den a conocer y que los pacientes vean que no están solos; estamos cerca de ellos”.

 La importancia del apoyo familiar y de aceptar la enfermedad

Es relevante que los pacientes traten sus patologías, pero también es significativo recibir apoyo de parte de sus familias, puesto que la salud mental y el sentirse acogidos es parte del proceso de aprender a vivir con la patología.  Al respecto, José Castro quien vive de cerca este tema, puesto que su esposa tiene Colitis Ulcerosa, dijo que “el apoyo de las familias es primordial, es imprescindible que siempre estén presentes, que no piensen que es un simple dolor de estómago, porque no es así, es mucho más que eso”. 

Del mismo modo, la esposa de José Castro, Nathalie Pizarro entregó su testimonio diciendo que “hace siete años me diagnosticaron la enfermedad e intento que no me afecte, incluso el período de aceptación fueron los dos primeros años, en donde uno tiene que entender que debe vivir con la enfermedad y que ésta no sea más invalidante de lo que a veces logra ser, pero se puede salir adelante y siempre destaco un aprendizaje de ella”.  

Finalmente, el paciente Cristobal Migueles, quien vive hace 9 años con Colitis Ulcerosa manifestó que “es una buena instancia de saber que existen más personas con la misma enfermedad, porque muchas veces nos centramos en nosotros mismos, pero ahora conocimos experiencias de personas mayores y gente joven, lo cual es bueno para apoyarnos”.