HIDROTERAPIA PARA PACIENTES EN REHABILITACIÓN

Hospital de Rengo habilita todos los años su piscina para los usuarios que reciben atención en el Servicio de Rehabilitación.La recuperación de una lesión de huesos, articulaciones o músculos es lenta y muchas veces dolorosa, por lo que una excelente alternativa es la hidroterapia, que consiste en realizar ejercicios en el agua, donde se consigue la relajación muscular y articular, permitiendo la mejora de lesiones con un menor esfuerzo. Bajo este contexto, los profesionales del Servicio de Rehabilitación del Hospital Ricardo Valenzuela Sáez aplican dicha terapia a sus pacientes.

Al respecto, el director del Hospital de Rengo, Osvaldo Pontigo explicó que “la hidroterapia es beneficiosa para los pacientes, puesto que no solamente se reduce o se recupera una lesión, sino también se colabora al bienestar de la salud mental de los usuarios al ser una actividad al aire libre. Esperamos incorporar una piscina de hidroterapia al nuevo Hospital de Rengo, con el objeto de contribuir al gran trabajo que desarrollan los Servicios de Traumatología y de Rehabilitación”.

“Aprovechando el verano, sacamos a los pacientes del gimnasio, con el objeto que realicen ejercicio al aire libre a través de la rehabilitación en piscina. Tengo cuatro pacientes con lesiones en la rodilla: una con reconstrucción de ligamento cruzado anterior, dos con lesión de menisco y la cuarta tiene una fractura de cadera, por lo que los ejercicios en piscina, favorecen la readaptación al esfuerzo físico y la rehabilitación más temprana, para que puedan volver a realizar sus actividades cotidianas”, enfatizó el kinesiólogo del Servicio de Rehabilitación del Hospital de Rengo, Víctor Osorio.

Sobre la hidroterapia, la paciente de Rengo, quien se atiende en el Servicio de Rehabilitación, Karen Acevedo señaló que “tengo corte de ligamento y lesión de menisco, soy paciente desde abril del año 2018 y la terapia en el agua es excelente, uno se cansa menos. El Hospital de Rengo tiene muy buenos profesionales”.

“Estoy operada de menisco y me atiendo en el Hospital de Rengo desde septiembre del año 2018, por tanto es mejor realizar las terapias en el agua, porque es más fácil hacer los ejercicios y  no me cansó tanto”, finalizó la paciente de Requínoa, Irene Carreño.